MITO

Cuando se habla de conservas enlatadas se piensa que son productos muy viejos o que sus vida útil ya ha pasado, porque llevan mucho tiempo en la estantería.

REALIDAD

Un envase de hojalata es un recipiente hermético y estéril hasta el momento de abrirse, ya que durante su proceso de enlatado debe someterse a un proceso térmico.
Por eso, el hecho de tener que pasar un alimento enlatado a un plato es lo que hace que éste corra el riesgo de contaminarse, ya que probablemente el plato se encuentre contaminado. Una vez abierto, un alimento enlatado puede conservarse sin ningún riesgo dentro de su envase original por 3 o 4 días en el refrigerador.